Artrosis y artritis: Diferencias y semejanzas

Blog artrosis

Artrosis y artritis: Diferencias y semejanzas

Muchas veces se confunden los términos y nuestros pacientes nos preguntan, «¿Qué tengo artrosis o artritis?» o nos dicen, «el médico me ha dicho que tengo artrosis…o artritis no me acuerdo muy bien». En este post vamos a explicar las diferencias y semejanzas de dos patologías que vemos de forma cotidiana en nuestras consultas de fisioterapia ya que sus síntomas mejoran con rehabilitación.

ARTROSIS

La artrosis también llamada osteoartritis es una enfermedad englobada dentro de las llamadas enfermedades reumáticas. No es hereditaria, pero tiene un cierto grado de riesgo genético que unido a otro tipo de factores hace que una persona tenga más probabilidad de padecerla. Otros factores de riesgo son la edad avanzada, la obesidad, la falta de ejercicio y las alteraciones en la postura.

¿Qué ocurre en la artrosis?

En esta patología, el cartílago que recubre las articulaciones se ve dañado lo que produce en el paciente dolor, rigidez e incapacidad funcional. El dolor que aparece es de tipo mecánico, que se agudiza con el movimiento y mejora con el reposo. La localización puede variar, pero las articulaciones más propensas son las de la columna tanto cervical como lumbar, caderas (coxartrosis), rodillas (gonartrosis), hombros, dedos de las manos (rizartrosis en el primer dedo)  y articulación del primer dedo del pie.

¿Cómo se trata?

A día de hoy, la artrosis no tiene una cura específica, pero si se pueden tratar sus síntomas y paliar sus consecuencias para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Es muy importante intentar controlar los factores de riesgo que hemos mencionado anteriormente, destacando el control de la dieta para evitar la obesidad y la práctica de ejercicio de forma habitual. También es importante ir controlando los síntomas que van apareciendo, mediante medios antiinflamatorios y movilización de las articulaciones para evitar la rigidez, donde tiene un papel muy importante la fisioterapia. En casos en los que la artrosis ya ha degenerado tanto el cartílago que no existe apenas amortiguación y se ha producido mucho dolor y deformidad, se opta por prótesis de reemplazo en los que se sustituye la articulación, mejorando así estos síntomas asociados.

 

ARTRITIS

También se engloba dentro de las enfermedades reumáticas, pero en este caso, la inflamación que se produce afecta a la membrana sinovial y no al cartílago. Puede deberse a varias causas entre las que destacamos infecciones que llegan a la articulación, fuertes traumatismos y enfermedades autoinmunes (ejemplo de estas son la artritis reumatoide o la artritis gotosa).

¿Qué ocurre en la artritis?

El líquido sinovial que se encuentra dentro de la cápsula articular, se esparce en vez de lubricarla haciendo que se erosione el cartílago y el hueso. Esto produce un dolor de tipo constante que no mejora con el reposo. La localización de la artritis depende del tipo, en la más común que es la reumatoide, suele localizarse en muñecas y dedos de las manos. En esta patología, nos encontramos las articulaciones enrojecidas y calientes e inflamadas llegando a deformarse con el paso del tiempo.

 

Para diagnosticarla es muy importante prestarles atención a los síntomas y al cuadro médico que presenta el paciente realizando a su vez pruebas complementarias, como radiografías en el caso de la artrosis o analíticas tanto de sangre, buscando factores reumatoides como del líquido sinovial, en el caso de la artritis.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento se basa en bajar la inflamación mediante medios antiinflamatorios y el reposo. Para paliar los síntomas dependemos sobre todo del tipo de artritis al que nos enfrentemos. En caso de haberse producido por una infección, se deberán de usar los antibióticos adecuados para ella o en caso de que sea postraumática, habrá que centrarse en bajar la inflamación y restaurar la movilidad de esa articulación, donde juega un papel imprescindible la fisioterapia.

 

Con este artículo, esperamos que os haya quedado más claro las diferencias existentes entre estas dos enfermedades que afectan a las articulaciones y que nos encontramos tan frecuentemente en las consultas de fisioterapia. Si padeces de artrosis o artritis no dudes en consultar con profesionales para mejorar tu bienestar y calidad de vida.

 

 

No Comments

Post A Comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?